Regeneración Puebla

El periódico de las causas justas y el pueblo organizado

Atlas Network: Aliado internacional de los ultraconservadores en México

Juan Pardinas, exdirector de IMCO y director de Reforma, que anda de la mano con El Universal, recibe ayuda del organismo internacional Atlas Network.

El profesor de la UAM Cuajimalpa, César Augusto Rodríguez Cano, publicó el pasado agosto, en la revista Zócalo, el artículo «Ejército de bots y estrategias supranacionales en el movimiento anti-AMLO«. El artículo explica cómo Atlas Network presta su ayuda en Internet y redes sociales a los exponentes de la derecha ultraconservadora en México. Atlas Network es una organización no gubernamental vinculada al Departamento de Estado de EUA. Lo preocupante es que dicha red está ligada a golpes de Estado en Latinoamérica. Regeneración reproduce el artículo completo con la autorización del autor.

En los últimos meses ha cobrado interés el uso de bots, cuentas automatizadas y militancias organizadas en Twitter por parte de actores políticos mexicanos. El trabajo de Signa_Lab, por ejemplo, ha presentado informes donde pone en evidencia intervenciones de la llamada #RedAMLOVE en apoyo al Presidente Andrés Manuel López Obrador, las estrategias en Twitter por parte de Sanjuana Martínez al frente de Notimex y el uso masivo de cuentas simuladas, en específico más de 26 mil acarreados digitales, por parte del gobernador priista del Estado de México, Alfredo del Mazo.

Uno de los casos más recientes y pertinentes de analizar es el que expuso el autodefinido activista contra la desinformación digital, Julián Macías Tovar, quien desde sus cuentas de redes sociales, en específico @JuliánMacíasT en Twitter, y su portal pandemiadigital.net observatorio contra la desinformación, ha mostrado casos de manipulación digital en México con énfasis en estrategias contra el Presidente de la República.

Por el contenido que expone en su portal y la información que maneja en sus cuentas de redes sociales, Macías puede ser también definido como el analista de las campañas digitales de “la derecha” en varias partes del mundo, principalmente en el contexto español y de la Unión Europea, pero también de países latinoamericanos como Venezuela, Bolivia y Argentina, un perfil que lo ha ayudado a denunciar embates internacionales de sectores ultraconservadores bajo las mismas ideas y consignas, por ejemplo en España con el ht #SánchezVeteYa y en México con el ht #AMLOVeteYa.

En una nota titulada “Los lazos de Atlas Network con las campañas de AMLO #AMLOVeteYa”, publicada en su portal digital el 27 de junio de 2020, señala incluso el vínculo de las fundaciones mexicanas Caminos de la Libertad, Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora, México Evalúa y Promoción de la Libertad y Familia con la llamada Red Atlas, grupo de influencia ligado al ala empresarial ultraconservadora del Partido Republicano en Estados Unidos, de orientación libertaria en términos económicos, regulatorios y laborales. De acuerdo con el reporte, esta vinculación explica la orientación política de conocidos líderes de opinión en México, entre ellos Sergio Sarmiento, Carlos Loret de Mola (LatinUS), Juan Pardinas (Grupo Reforma), Denise Dresser, Javier Lozano y Joaquín López Dóriga, además de medios de comunicación como TV Azteca.

Desde Twitter, Macías ha explicado cómo las cuentas @tumbaburross y @OficialFrenaaa, es decir usuarios influyentes relacionados con el expresidente Felipe Calderón y el Frente Nacional Anti AMLO, han sido de las más beneficiadas por este red de complicidades computacionales. El eco a las manifestaciones de oposición también respalda con retuits a personajes como Brozo, Max Kaiser o Mariana Gómez del Campo.

En entrevista con la periodista Luisa Cantú, en La Octava, el analista explicó que este entramado de inversionistas y fundaciones detrás del movimiento anti-AMLO está emparentado con la extrema derecha detrás de figuras como Donald Trump en Estados Unidos y José María Aznar en España, además de partidos políticos como Vox, así como con estrategias para apoyar golpes de Estado en países latinoamericanos.

De hecho, a la inserción de este contenido y las ideologías que difunde, Macías le llama la estrategia “Bannon”, en relación a Steve Bannon, el estratega de las noticias falsas de Breibart News, ligado con la proliferación de discursos de odio en plataformas de redes y de contenido como los memes irreverentes y fascistas de la Alt-Right que contaminaron la campaña en la que llegó al poder el actual presidente estadunidense.

En un segundo caso denunciado en sus cuentas relativo a la etiqueta #YoDefiendoAlINE, en el contexto de la disputa por el control político del máximo órgano electoral mexicano y el relevo de consejeros electorales frente a las elecciones presidenciales de 2021 y 2024, Macías denuncia una estrategia con más de tres mil tuits con el mismo texto, entre ellos el del expresidente Felipe Calderón, además de la creación de una campaña con dos sitios web (yodefiendoaline.mx y dices.mx) registradas por las cúpulas empresariales aglutinadas en la Coparmex y respaldadas públicamente por las organizaciones civiles que fungen como sus brazos ciudadanos.

Nuevamente explica la participación de medios como Reforma y Excélsior, además de personajes como Max Kaiser, Denise Dresser, Edna Jaime, Juan de Dios Barba, Federico Reyes Heroles, Leo Zuckerman, Diego Zavala, Joaquín López Dóriga, Felipe Calderón, Javier Lozano, Carlos Loret, Brozo y Pascal Beltrán del Río.

En los análisis que presenta, Macías señala que existe una estructura de 30 o 40 cuentas que son las que organizan el contenido, en consonancia con su tipología de usuarios que se caracteriza de la siguiente manera: “en estas campañas digitales se divisan principalmente tres tipos de cuentas o perfiles, el primero serían las creadoras de contenido o matriz de opinión, formado principalmente por periodistas, medios, influencers, políticos y trolstars (cuentas anónimas). Un segundo grupo serían las cuentas automatizadas que difunden los contenidos que estas primeras publican, o que agregan tuits con un HT determinado, un tercer grupo serían los denominados trols, que se encargarían de atacar a rivales políticos mediante insultos o burlas. En muchas ocasiones una misma cuenta puede pertenecer a estos dos últimos grupos.”

El anterior planteamiento es muy similar con la estructura que ha planteado Signa_Lab, que divide los ejércitos de cuentas en tres rangos: maestros de ceremonias, coro y trolls. Sin embargo, este último proyecto también propone poner atención en lo que llama fans, cuentas auténticas que pueden ser la clave para que las acometidas artificiales se vuelvan orgánicas. En todo caso, la aportación de Macías es que el contenido replicado puede ser no solo de cuentas anónimas, sino de reconocidos líderes de opinión que son retomados no por sus usuarios y audiencias, sino por cuentas coordinadas con intereses supranacionales.

El Frente Nacional anti-AMLO

La cuenta @oficialfrenaaa se identifica como portavoz del Frente Nacional Anti AMLO y presenta enlaces a perfiles en Facebook, YouTube e Instagram, además del sitio web conacimx.com que lleva al sitio frena.com.mx del llamado Frente Nacional Ciudadano Frena en cuya sección Estrategia del Frente Nacional, en una propuesta que parece de parvulario, señala que la meta del movimiento es que Andrés Manuel López Obrador dimita. Volviendo a Twitter, esta cuenta tiene poco más de 73 mil seguidores y señala haberse creado apenas hace unos meses, en abril de 2020. De acuerdo con un breve análisis, los usuarios a los que más responde son las cuentas de Andrés Manuel López Obrador, Manuel Bartlett, Rocío Nahle, Luis C. Sandoval, Ruth Olvera Nieto, Donald Trump, la Secretaría de la Función Pública, Arturo Saldívar y Arturo Herrera, algunos de ellos renombrados funcionarios de la 4T. En tanto, los hashtags más usados son #SomosMéxico, #AMLOVeteYa, #LópezVeteYa, #LópezAlPenal, #López, #EsteGobiernoSeAcabó, #Frena, #AMLODimiteYa, #México y #2aCaravana, revelando su carácter de oposición con tintes patrióticos y tendencia hacia la movilización y el antiobradorismo.

Red de hashtags asociados a #Frena. Tomado de una muestra de diez mil tuits del 13 al 19 de julio de 2020.
Red de hashtags asociados a #Frena. Tomado de una muestra de diez mil tuits del 13 al 19 de julio de 2020.

En Twitter, por ejemplo, el hashtag #Frena se asocia con las recientes manifestaciones automovilísticas en varias ciudades del país. Dentro de las fotografías y videos que se han compartido con esta connotación, aparecen imágenes de caravanas de protestas en ciudades de Guanajuato, CDMX, Jalisco, Veracruz, Querétaro, Sonora, Puebla, Hidalgo, Baja California, Nuevo León y Quintana Roo -e incluso Washington-, entre otros, lo cual ha puesto en evidencia la proliferación grupuscular de esta particular ideología anti-AMLO que lo acusa de ser ‘comunista’ y por ello le exige la renuncia.

Notas sobre el debate

Las denuncias del analista Julián Macías confirma lo que ya se sabía: la inserción masiva de propaganda computacional en México, una estrategia que está documentada desde el sexenio de Enrique Peña Nieto. A la vez, devela alcances que no imaginábamos en términos de financiamiento internacional e ideologías sustentadas en el liberalismo económico de grupos de poder fincados en Estados Unidos.

Las cantidades señaladas en el análisis de #AMLOVeteYa (350 mil tuits, miles de bots insertando a veces más de 500 tuits en poco tiempo y 30 o 40 supercuentas organizadoras) revela el alcance de esta red para prender la mecha de manifestaciones contra el presidente Andrés Manuel López Obrador. Sobre todo si a esta estructura se suman personajes mediáticos y partidistas, así como militantes y ciudadanos -incluso quienes los cuestionan- con sus cuentas personales.

Una buena noticia para el país en términos de diálogo político es que este fenómeno está documentado, hasta el momento, solo en plataformas como Twitter, en donde la presencia de usuarios en México es menor respecto a otras redes. Sin embargo, por la suma de casos y de constantes denuncias esta situación abre el debate sobre la exigencia a la plataforma para que detecte y elimine de forma transparente toda cuenta que tenga comportamiento automatizado con fines claramente político-partidistas. Y es que, la mala noticia, lo que sucede en Twitter impulsa una agenda que se transfiere a espacios periodísticos tradicionales, iniciativas sociales y movimientos que adquieren un capital político capaz de movilizar a más y más personas, como es el caso del Frente Nacional Anti-AMLO.

Falta mucho análisis sobre este tipo de estrategias en plataformas como Facebook, Whatsapp, YouTube y el buscador de Google, que conforman junto con Twitter el ecosistema de comunicación digital clave en la sociedad mexicana. Asimismo, habrá que estar muy atentos a cómo son retomadas estas manifestaciones por la televisión abierta, un actor todavía determinante en la construcción de representaciones por su penetración a prácticamente todos los hogares del país y por lo cual empresas como TV Azteca juegan un papel determinante.

Entre los riesgos más evidentes para la sociedad mexicana están la polarización, la desinformación y la crispación social que provocan este tipo de intervenciones, ciertamente salvaguardadas por libertades políticas fundamentales en beneficio de la pluralidad. En todo caso los ciudadanos debemos estar informados de cualquier intento por secuestrar la conversación pública por parte de las élites políticas y económicas del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *