Regeneración Puebla

El periódico de las causas justas y el pueblo organizado

Un niño de 4 años es el nuevo héroes de España

El pequeño Luca buscó el teléfono de su madre, lo desbloqueó y llamó a Emergencias cuando su madre perdió el conocimiento y cayó al suelo. El niño había aprendido cómo actuar en una emergencia en el colegio.

El  pasado lunes Luca cogió el móvil de su madre, lo desbloqueó, marcó el número 112 y alertó al Centro de Emergencias de Castilla y León de que “necesitaba ayuda porque su mamá estaba en el suelo porque se había caído”.

Desde los servicios de emergencias narran cómo cuando recibieron la llamada, el niño les facilitó la ubicación exacta en la que se encontraba, explicó lo que había ocurrido y afirmó que él se encargaría de abrirles la puerta cuando llegaran. También le acercó el móvil a su madre que pudo hablar con uno de los médicos para que valorara la situación.

“Lo hizo mucho mejor que muchas personas mayores porque son situaciones de estrés y muchos adultos en esas circunstancias no sabemos ni decir dónde nos encontramos”, afirman desde el Centro de Emergencias. “Lo normal en estas situaciones es que no se vuelva a llamar, pero dadas las circunstancias” de este caso, durante el tiempo que transcurrió desde la primera alerta hasta que la ambulancia llegó al domicilio, “Luca volvió a contactar en dos ocasiones preguntando que cuánto tiempo les quedaba para llegar a atender a su madre”.

La madre del menor, Mónica Toribio, cuenta que padece diabetes y “le empezó a fallar la bomba de insulina”. Esa tarde se tumbó en el sofá con Luca y su otra hija de menos de un mes de edad. Perdió el conocimiento y se precipitó al suelo: “No recuerdo nada hasta que aparecieron los servicios de emergencias”. Cuando llegaron a la casa ubicada en la localidad leonesa de San Miguel del Camino, la mujer fue atendida en el lugar y no fue necesario su traslado a un centro hospitalario.

Un final feliz gracias a un acto heroico que la madre achaca a la profesora de Luca. “Un día volvió del cole contando que su profe se lo había enseñado. Lo ensayamos y poco a poco fue aprendiendo el número al que tenía que llamar y lo que tenía que decir”. Aunque resalta que le hubiera gustado que los médicos se mantuvieran con él al teléfono hasta que la ambulancia llegara, ya que al tratarse de un niño tan pequeño la espera “se le hizo eterna”.

Con información de @ElMundo.Es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *