Regeneración Puebla

El periódico de las causas justas y el pueblo organizado

Andrés Granier: acusaciones en mi contra fueron venganza política

Andrés Granier aseguró que todas las acusaciones en su contra sobre un presunto quebranto financiero de su administración son ficción y venganza política

El exgobernador, Andrés Granier Melo, aseguró que todas las acusaciones en su contra sobre un presunto quebranto financiero de su administración, a causa de desvíos de recursos, fueron una ficción y una venganza política de su sucesor, Arturo Núñez Jiménez.

Al reaparecer públicamente tras seis años, luego de ser detenido a mediados de junio de 2013 en la Ciudad de México por autoridades federales, apuntó que no dejó en quiebra a Tabasco, aunque sí hubo problemas en el Sector Salud hacia el final de su gobierno en 2012.

Entrevistado en una estación de radio local, luego de ser recibido en la entrada por un centenar de simpatizantes, indicó que en aquel entonces, la nueva administración federal envió 700 millones de pesos para subsanar el pago a proveedores de salud y no hubo adeudos en materia de salarios a la burocracia.

Manifestó que no asistió al relevo gubernamental del 31 de diciembre porque no se prestaría a un linchamiento público y fue algo acordado con el mandatario entrante, por lo cual dejó el estado el 30 de diciembre, al mediodía, una vez que se había finiquitado la entrega de la administración.

Granier Melo, quien fue alcalde de Centro (Villahermosa) de 2001 a 2003 y gobernador de 2006 a 2012, expuso que Núñez Jiménez buscó una venganza política en su contra por razones que se remiten a mucho tiempo atrás, cuando no pudo ser gobernador en su primer intento y le hizo reclamos. Pese a lo ocurrido, al final de su gobierno, apuntó que la administración que sí terminó en caos fue la del exgobernador, Arturo Núñez.

Refirió que regresó a Tabasco y aunque hay ciudadanos que sí creen lo dicho en su contra por el gobierno que le sucedió, hay gente que lo conoce y sabe que su conducta fue recta, “y por eso doy la cara”.

Del tiempo que permaneció recluido, la mayor parte en la Torre de Tepepan, comentó que vivió un infierno aunque mucha gente no lo cree así, “no la pasé muy bien, pero soy gente de fe”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *