Regeneración Puebla

El periódico de las causas justas y el pueblo organizado

Moreno Valle y Gali casi terminan a golpes frente a todos los comensales

En las horas más bajas y oscuras del morenovallismo, el grupo que dominó Puebla la última década se rompió.

Las cinco cabezas visibles del equipo que en 2010 se apoderó de la entidad, Rafael Moreno Valle, Tony Gal i, Eukid Castaño, Marcelo García Almaguer y Roberto Moya, sortean batallas en solitario y ya no como un ente inquebrantable.

Moreno Valle, a nivel Nacional, ya sólo ve por él; está arrinconad contra las cuerdas y con la Guardia arriba para defenderse de los ataques que a diario recibe en las dos cámaras del Congreso de la Unión. Tony Gali, por su parte, está cada vez más cerca del lopezobradorismo par a negociar su retiro digno par a su carrera política, una vez que concluya su Gobierno en diciembre próximo.
Marcelo García, en el Congreso del Estado, intenta, sin mucho éxito, hacer un contrapeso ala abrumadora mayoría de diputados locales de Morena. En tanto, Moya y Eukid están refugiados en Quintana Roo y en el extranjero, respectivamente, para no hacer mucho ruido ante la avalancha de escándalos e investigaciones que se le vecina al ex gobernador dd Puebla.

En pocas palabras, cada quien, desde su trinchera, se cuida la espalda propia y no se preocupa por vigilar -Como si sucedía en arañó- la de sus demás compañeros de equipo.

El morenovallismo dejo de ser una maquinaria política, electoral y economía perfectamente afinada y en Granada para convertirse en piezas solitarias que se mueven con esfuerzos propios.

La ruptura del grupo de Moreno Valle es evidente en el distanciamiento, cada vez más público, que existe entre el senador y el aún gobernador Gali.

Lo que fue una relación muy cercana y llena dd complicidades, ahora es, un alejamiento real y sin reconciliación en el corto y mediano plazo.

En el 2016, durante la campaña para las elecciones de ese año, Moreno Valle y Cali Fayad ya habían tenido un primer desencuentro altamente agresivo. Incluso, el ahora mandatario Poblano amenazó al entonces gobernador con renunciar a la candidatura si continuaban con sus sobajes y malos tratos como del que fue objeto por invitar a un mitin a Ricardo Anaya, entonces poder del PAN y férreo enemigo de Rafael.

Ahí fue la primera grieta en el denominado morenogalicismo.

Tras un año de paz y calma en el que Tony se dedicó a conciliar un estado polarizado, la coyuntura electoral volvió a encender los focos rojos en la relación Moreno Valle-Gali.

La repartición de candidaturas dejo daños irreparables entre ambos políticos, pues el agadalle de Rafael de todos los espacios, incluida la controversial postulación de su Esposa Martha Erika Alonso como abanderada del Frente en Puebla, y la exclusión de los perfiles de José Antonio, incluido su primogénito Tony Gali Lopez, fue la gota que derramó el vaso.

Un vaso que se quebró y ya no se volvió a reparar en su forama original.

Gali Fayad, en silencio y desde el anonimato, hizo una compañía de brazos caídos durante el proceso que culminó el pasando 1 de Julio. En una postura sensata e institucional –aconsejada por Cesar Yañez–, Gali se ausentó durante la primera mitad de las campañas y para el cierre del proceso apenas participó en tres actos proselitistas, al igual que su Esposa Dinorah y sus tres hijos.

La estrella electoral del Morenovallismo brilló, pero su ausencia durante la campaña de Alonso Hidalgo y del resto de candidatos morenovallistas, quienes fueron aplastados en su mayoría, por la ola de López Obrador en la elección que aún mantiene en vilo el futuro residente de Casa Puebla.

Gali ya se bajó del barco morenovallista y eso es evidente.

Como lo adelante en exclusiva en este mismo espacio, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en voz de Alfonso Romo, dejo una advertencia a Tony Gali durante la vida de Cesar Yáñez y Dulce María Silva: desmárcate de Moreno Valle, gobernador.

Ver : “Desmárcate de Moreno Valle”: el consejo de AMLO y Gali.

Aquí también le puedo revelar la respuesta, que al decir de una fuente muy bien enterada que estuvo presente en la fiesta que se celebró en el Centro de Convenciones, emitió Gali Fayad:

“Por mí que Rafael se hunda sólo y que se vaya a la…”, juran que fue la frase que dejo perpleía a toda la plana mayor de Morena, que se congregó hace dos semanas en la Angelópolis.

Sumado a las diferencias que dejó la selección de candidatos y la exclusión de Tony Gali Júnior ser la primera posición del Senador, Moreno Valle no le perdona al gobernador Poblano su cercanísima relación y fuerte amistad que mantiene con la pareja Yáñez- Silva.

Para Rafael esto significa traición y así lo dejó claro durante una comida en su famoso restaurante de la Calzada Zavaleta, en donde Moreno Valle y Gali casi terminan los golpes frente a todos los comensales que ahí estaban y que gracias a la intervención de un secretario estatal el problema se quedó en amenazas y mentadas de madre solamente.

Una muestra clara del distanciamiento que existe entre Moreno Valle y Cali es el vacío que el gobernador hizo al irrelevante fallo del TEEP en el que se ratificó la constancia de mayoría de Martha Erika Alonso como gobernadora electa de Puebla, pues, el mandatario poblano no ha hecho un sólo pronunciamiento al respecto y a una semana, no ha hecho púnico, al menos en sus redes sociales, que ya se reactivó el proceso de entrega-recepción entre su equipo y el de la esposa de Moreno Valle.

Mientras todos los morenlvallistas y hasta puristas como Enrique Doger se desvivían en halagos y felicitaciones exageradas hacia Alonso, Gali hizo mutis, ni un solo tweet o publicación en Facebook. Es más, el día de la sentencia del Tribunal Electoral de Puebla, el gobernador Poblano prefirió dedicar un mensaje a Marcelo Ebrad, por motivo de su cumpleaños.

Gali ha seguido los consejos de Pincho Tomó y López Obrador de alejarse de Moreno Valle y en sus cuentas oficiales de Twitter y Facebook antes felicitó al presidente electo y a su esposa Beatriz Gutiérrez Müller por un aniversario más de casados, que dar un espaldarazo a Alonso Hisal Go con la continuación de la transición entre la gobernadora electa y su administración.

El gobernador poblano, fiel a su hábil estilo de hacer política y leer los tiempos de está, ha sabido interpretar muy bien las señales y la información privilegiada con la que cuenta en las vísperas del fallo del TEPJF para anular la elección en Puebla a petición de Morena y de su ex candidato Luis Miguel Barbosa.
Por eso Gali prefiere felicitar a López Obrador y a Beatriz Gutiérrez que reunirse públicamente con Martha Erika a pesar del resolutivo del TEEP.
Otro dato que les puedo adelantar es se Tony Gali les recomendó a sus hijos José Antonio y Eddy, no regresar hasta el próximo año a Puebla. A su primogénito le pidió alargar su estadía en Bostón, en donde realiza los estudios de un master; mientras que a su tercer vástago le solicitó quedarse en Barcelona.
Así es como poco a poco el castillo de naipes de Moreno Valle comienza a derrumbarse.

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *